Hospital del Norte

La Constitución Española, en su artículo 43, reconoce a todos los ciudadanos el derecho a la protección de su salud. Además, la Constitución responsabiliza a los poderes públicos de organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.

El Estatuto de Autonomía de Canarias, aprobado por Ley Orgánica 10/1982, de 10 de agosto, en el apartado 10 del artículo 32, confiere a la Comunidad Autónoma competencias de desarrollo legislativo y ejecutivo en materia de sanidad e higiene, y de coordinación hospitalaria en general, en el marco de la legislación básica del Estado y, en su caso, en los términos que la misma establezca. La Legislación básica del Estado en esta materia está contenida actualmente en la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, en cuya regulación destacan el protagonismo y suficiencia de las Comunidades Autónomas para diseñar y ejecutar una política propia en materia sanitaria.

En el ejercicio de las competencias atribuidas en materia de sanidad, esta Comunidad Autónoma aprobó la Ley 11/1994, de 26 de julio, de Ordenación Sanitaria de Canaria, que se fundamenta en los tres pilares siguientes:

    1. La constitución y ordenación de un Sistema Canario de Salud en el que se integra y articula funcionalmente el conjunto de actividades, servicios y prestaciones que, con independencia de su titularidad pública o privada, tiene por fin la promoción y protección de la salud, la prevención de la enfermedad y la asistencia sanitaria en todos los casos de pérdida de salud.

    2. La regulación general de cuantas actividades, servicios y prestaciones, públicos o privados, determinen la efectividad del derecho constitucional a la protección de la salud.

    3. La creación y organización del Servicio Canario de la Salud.
La ciudadanía canaria observa con preocupación la gestión sanitaria que se ha llevado a cabo en el último cuarto de siglo por parte de los gobernantes de Coalición Canaria:  incremento de las listas de espera , tanto quirúrgicas como para pruebas diagnósticas y especialistas; incremento de los conciertos con la sanidad privada en detrimento de la pública, escasa ejecución presupuestaria en general y particularmente en la partida de inversión; falta de médicos especialistas; ofertas públicas de empleo interminables; transporte sanitario deficitario, tanto urgente como no urgente, no concordancia entre lo que se planifica y definitivamente se ejecuta; carencia de una red de infraestructuras sanitarias tanto en atención primaria, especializada como hospitalaria que dé respuesta a la realidad sociodemográfia actual, entre otros.               
Por ello, transcurridas casi dos décadas del siglo XXI la ciudadanía canaria demanda otra forma de gestión de la sanidad pública, en términos de eficacia y eficiencia por parte de la consejería de Sanidad. Reclaman unos gobernantes que valoren la sanidad como una inversión y no como un gasto sanitario, que reorienten sus políticas hacia preservar la salud y el bienestar de la población.

Todo esto, en un escenario en el que la buena salud es el mejor recurso del que pueden disponer los ciudadanos para conseguir el adecuado progreso personal, económico y social, y la buena salud de los ciudadanos es un requisito necesario para que la sociedad en su conjunto progrese.

En el primer trimestre del año 2002 se anunció por parte del Cabildo Insular de Tenerife el inicio de las obras del Hospital del Norte, que estaría dotado al menos con los siguientes servicios: atención sanitaria especializada, salas de exploraciones y tratamiento, rehabilitación, radiología, laboratorio y centro de día.

Entre el 2002 este complejo hospitalario sirvió de escenario político, para todo tipo de inauguraciones. La penúltima tuvo lugar tres meses antes de las elecciones de mayo de 2015, el 24 de febrero, por parte del entonces Presidente del Gobierno de Canarias y la consejera de Sanidad, en relación a la unidad de hospitalización dotada con 50 camas. Destinada a pacientes de áreas quirúrgicas como Traumatología, Cirugía General, Angiología y Cirugía Vascular y de áreas médicas tales como Medicina Interna, Neurología, Oncología Médica e Infecciones con una estancia del proceso asistencial previsible inferior a 21 días, si bien de forma complementaria se podrán trasladar pacientes que requieran tratamientos específicos prolongados en régimen de hospitalización.
Según declaraciones del Presidente del Colegio de Médicos de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, lo que ha hecho el consejero de sanidad son, “muchas palabras, pocos hechos, considero que el Gobierno no es consciente de cómo está la sanidad. Baltar ha invertido algo de dinero en cambiar el material obsoleto, otro poquito en infraestructuras y el resto, lo ha destinado a disminuir y maquillar la lista de espera quirúrgica. En esta línea, normalmente para maquillar las listas de espera se ha procurado que la gente no llegue a entrar en las mismas, alegando que las agendas están cerradas. No obstante, la forma de hacerlo ahora es aún más sibilina. Han jubilado en toda Canarias unos 600 médicos, muchos de ellos en centros ambulatorios de atención especializada (CAE), y la mitad de esas plazas, dotadas de presupuesto, no se han cubierto, lo que significa que se están ahorrando un dinero que no es nuevo. Esto tiene una segunda consecuencia, y es que, si los médicos de Atención Primaria derivan a los pacientes a los CAE, pero los médicos que trabajan en estos centros están haciendo el trabajo de cuatro, no tienen capacidad de ver a todos esos pacientes, que, finalmente, no son derivados a la lista quirúrgica. La consejería tiene interés en que los CAE estén infradotados de personal, generando un cuello de botellas en el servicio porque es otra de las muchas maneras de hacer que la lista de espera quirúrgica no aumente”
En el mes de marzo el Presidente del Cabildo Insular de Tenerife y el consejero de Sanidad, convocan una reunión con los alcaldes de la zona norte de la isla de Tenerife para valorar la situación sanitaria, entre los compromisos adquiridos se encuentra poner en funcionamiento las urgencias pediátricas en el Hospital del Norte de Tenerife, sin embargo dos meses más tarde ese servicio no sólo no se ha puesto en funcionamiento, sino que ahora anuncia que no se va a poner, ya que el 90% de los menores de 14 años de este lugar están reciben una atención sanitaria adecuada por parte de los facultativos de atención primaria ante la carencia de pediatras como demandantes de empleo en el mercado laboral.

El  14 de mayo, se convoca una concentración en la fachada del Complejo Hospitalario del Norte, por parte del grupo de gobierno del Ayuntamiento de Icod de los Vinos, la misma se hizo extensiva a los gobernantes del resto de los municipios del norte. La misma tuvo una respuesta exitosa, con apoyo expreso de todos los ayuntamientos desde el Puerto de la Cruz hasta el Tanque.

Es por todo ello, elevamos al Pleno de la Corporación, para su aprobación, si procede, el texto de la siguiente moción:

TEXTO DE LA MOCIÓN

El Excmo. Ayuntamiento de La Orotava acuerda:

1.-Instar al Gobierno de Canarias, para que de manera inmediata comience a ofertar en el Hospital del Norte los siguientes servicios: pediatría, laboratorio, Resonancia magnética, Rayos X y farmacia hospitalaria.

2.- Instar al Gobierno de Canarias, para que en el presupuesto de 2019 contemple al Hospital del Norte de Tenerife de nivel comarcal, tal cual fue diseñado, y dotarlo de una partida económica suficiente que permita disponer a este recurso sanitario de una cartera de servicios propia, con personal y equipamiento suficientes.

3.- Instar al Gobierno de Canarias, para emprender las acciones necesarias tendentes a ofertar en el Hospital del Norte los servicios de: obstetricia, quimioterapia, radioterapia y hemodiálisis.

Buscar